Una chimenea de ensueño para tu ático

03/12/2014

Si contar con un ático con una gran terraza es un lujo, que este disponga, además, de una chimenea en torno a la cual resguardarnos del frío resulta un privilegio, que puedes alcanzar seleccionando la tipología más adecuada para tu ático. Más allá de su estética y de que sobresale como uno de los elementos que crea una atmósfera plenamente hogareña y confortable, encontramos en las chimeneas un sistema de calefacción que enlaza con la tradición pero que supone una alternativa a los tradicionales radiadores, con el consiguiente ahorro energético. Aunque la principal diferencia entre ellas es el combustible que utilizan, cada una cuenta con unas características particulares, tanto en el plano funcional, como en el decorativo.
Chimeneas de gas
Funcionan con gas natural, butano o propano y precisan una salida al exterior, eso sí, de pequeño tamaño, por lo que esta puede realizarse a través de la fachada. Su instalación es sencilla y son una fórmula limpia y eficiente, menos contaminante que las de leña.Encontramos dos variantes: las independientes tipo estufa, que permiten desplazamientos, y las chimeneas incorporadas, que van fijas. Además, pueden ser abiertas o estancas y también hay modelos de calidad superior que se regulan con mando a distancia.
Chimeneas eléctricas
Son las de instalación más sencilla y rápida, puesto que no requieren de salida de humos, ni cuentan con un mantenimiento muy costoso.Además, el calor es regulable en ellas, a menudo incluso con un mando a distancia. Sin duda, son la opción más moderna, práctica y cómoda. En ellas, la llama se simula mediante una luz y también funcionan como un elemento decorativo más de la estancia.
La modalidad eléctrica de vapor
Son una opción ideal para los pisos, para cuando no disponemos de excesivo espacio pero queremos concedernos el lujo de contar con el elemento soñado sin hacer obras ni causar molestias a los vecinos. Y es que no precisan salida de humos pero sí simulan el fuego y permiten jugar con el espacio, convirtiéndose en una herramienta más del diseño de interiores para delimitar distintos ambientes.
Chimeneas de bioetanol
Se han convertido en una modalidad muy popular por ser las más limpias y seguras, además de las menos contaminantes. Pese a que son las que menos calor arrojan, estas chimeneas, que funcionan con alcohol biodegradable, obtenido a partir de la fermentación de los azúcares, se han convertido en las estrellas de la decoración, por sus elegantes y variados diseños y por la espectacularidad de su llama que, aunque es la que menos calienta, sobresale como la más vistosa. En sí, su aspecto puede llegar a confundirse con las de leña y como puntos positivos destacan que no desprende olores ni humo y, sobre todo, que no precisan obra.
Chimeneas de leña
Probablemente se trate de la opción más económica, especialmente si la vivienda ya contaba con una chimenea y si esta precisa un saneamiento en profundidad, además de la que más calor aporta. Lo más importante a la hora de decantarse por esta tipología será asegurarse de que la instalación se realice correctamente para evitar pérdidas de calor y procurar que su rendimiento sea el mayor posible. Podemos encontrarlas abiertas, más rústicas pero menos limpias, o cerradas con cristal, más seguras y más eficientes a nivel térmico. En el caso de las chimeneas de leña, habrá que prestar especial atención a la limpieza, ya que tras cada uso habrá que eliminar las cenizas del fuego anterior. La mayoría de los modelos de este tipo son ecológicos y no contaminan.
Un estilo a tu medida
Independientemente del estilo que predomine en tu hogar, encontrarás con una chimenea que se adapte al mismo, pudiendo encontrar modelos rústicos, clásicos, otros más modernos y minimalistas... Tan sólo se trata de seleccionar la tipología que más se adecúa a las características de tu ático y a sus necesidades térmicas y de elegir el modelo más en la línea de la estética predominante en el hogar, para que la chimenea se integre en la misma y adquiera el protagonismo que debe, como una de las piezas fundamentales de nuestro hogar.