La subida del IVA y su impacto en la vivienda

10/07/2012

El Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA) es el segundo tributo más importante por recaudación en España. Sin embargo, en lo que va de año, los ingresos por este impuesto han caído más de un 10%, lo que dificulta el cumplimiento del las cifras acordadas con Bruselas de déficit público. De hecho, España es el país dela UE que menos recauda con este impuesto: un 5,5% del PIB frente a la media del 7,3% de la zona euro, además de uno de los que tienen un gravamen más bajo, del 14,6% frente al 21,3%, segúnla Eurostat. Con este escenario como telón de fondo, todo apuntaba desde hace unas semanas a una inminente reforma de la estructura del IVA, haciendo que productos que tributan al IVA superreducido del 4% lo hagan al reducido del 8% y que estos asciendan al tipo normal del 18%, pues es en los productos gravados con un IVA reducido, del 4% y del 8%, a los que se dedican mayores recursos económicos en los hogares. Finalmente Cristóbal Montoro, Ministro de  Hacienda y Administraciones Públicas, ha confirmado que el Gobierno aprobará esta subida del IVA, aunque no ha concretado cuándo se llevará a cabo. 

 

Con ello se encarecería considerablemente la cesta de la compra y tendría una especial incidencia, por el contexto, en la vivienda, sujeta en la actualidad a un IVA superreducido del 4%, que se implantaba tras porcentajes del 8 y el 7%, para estimular la compraventa de viviendas. Se esperaba con esta medida, junto con la deducción por compra de vivienda, incentivar la actividad en el sector inmobiliario. De ahí que el Ejecutivo estableciera el IVA superreducido del 4% no solo en las viviendas de protección oficial, sino también en la vivienda libre hasta diciembre de 2012. También el Gobierno baraja la eliminación de la desgravación por compra de vivienda, uno de los requisitos demandados por la Comisión Europea y el Fondo Monetario Internacional. 

 

Comparten este IVA superreducido del 4% productos como alimentos frescos, medicamentos, periódicos, libros…, susceptibles de pasar a tributar al reducido del 8%, el cual grava en la actualidad los alimentos elaborados, el agua, el transporte, la restauración, hostelería, entradas de espectáculos…, al tiempo que el IVA normal, el del 18%, se aplica a la ropa, el tabaco, el combustible, los coches o los productos electrónicos. Con esta larga categorización, España se alza como uno de los países que reúne un listado mayor de productos y servicios gravados por tipos reducidos. Hacienda ha admitido que estudia cuáles de estos productos gravados por tipos inferiores del 4% y 8% puede subir al general del 18%. Habrá que esperar al anuncio definitivo de esta medida para conocer a qué productos afectará y de qué manera. 

  

A la hora de plantear esta variación del IVA, la vivienda se alza como un punto controvertido, pues un incremento considerable de este tributo repercutiría negativamente en el sector, al hacer que aumentara considerablemente el esfuerzo económico necesario para la adquisición de una vivienda, ya que la compra de esta no solo comprende el precio, sino el pago de una serie de tributos, que encarecen la suma final. Estos son: el Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA), actualmente del 4%; el Impuesto sobre Actos Jurídicos Documentados (IAJD), entre el 0,5% y el 1%, que depende de la Comunidad Autónoma, más los gastos de notaría, registro, etc. 

 

 Este es el tiempo que te queda... Descúbrelo en www.yanoquedanada.es